martes, 28 de marzo de 2017

con hambre no hay progreso

El gran cerebro de los primates se debe más a la dieta que a su sociabilidad

  • .
  • .
Los primates, humanos y no humanos, tienen un cerebro grande no tanto por ser sociables, sino más bien por lo que comen, según un estudio de la Universidad de Nueva York (EE UU). La investigación contradice la hipótesis del cerebro social, que atribuye el tamaño cerebral únicamente a la socialización y revela que los primates que comen frutas tienen alrededor de un 25% más de tejido cerebral que las especies que comen plantas.
.
<p>El tamaño del cerebro en los primates se predice por la dieta / Fotolia</p>
El tamaño del cerebro en los primates se predice por la dieta / Fotolia
Hasta ahora, la hipótesis más extendida sobre por qué los primates tienen un cerebro grande consideraba que la sociabilidad era la principal impulsora de su complejidad cognitiva, es decir, que las presiones sociales llevaron en última instancia a la evolución del gran cerebro humano.
Sin embargo, un estudio publicado en la revista Nature Ecology and Evolution contradice esta teoría. El trabajo, liderado por antropólogos de la Universidad de Nueva York (EE UU), refuerza la noción de que la evolución del cerebro en primates –humanos y no humanos– puede estar impulsada por las diferencias en la alimentación más que en la socialización.
La evolución del cerebro en primates –humanos y no humanos– está impulsada por las diferencias en la alimentación 
"Es probable que las complejas estrategias de forrajeo, las estructuras sociales y las habilidades cognitivas hayan avanzado conjuntamente a lo largo de la evolución de los primates", explica Alex DeCasien, estudiante predoctoral en la Universidad de Nueva York y autor principal del estudio. "Sin embargo, si la pregunta es: ¿Qué factor es más importante, dieta o sociabilidad, cuando se trata de determinar el tamaño del cerebro de las especies de primates? Entonces, nuestro nuevo análisis sugiere que ese elemento es la dieta", confirma.
Algunos estudios previos habían demostrado relaciones positivas entre el tamaño relativo del cerebro y el tamaño del grupo social. Sin embargo, otros trabajos, que examinaban los efectos en diferentes sistemas sociales o de apareamiento, mostraron resultados que entraban en conflicto. Esto planteaba interrogantes sobre la robustez de la hipótesis del cerebro social.
Los científicos que participaron en esta investigación examinaron más de 140 especies de primates –una proporción tres veces más alta que estudios previos– e incorporaron los datos evolutivos más recientes de las filogenias de los primates.
Cráneos de un lémur macho adulto (Lemur catta), mono vervet (Chlorocebus pygerythrus), gibón (Hylobates lar), babuino (Papio hamadrayas), chimpancé (Pan troglodytes) y humano (Homo sapiens) / Megan Petersdorf
Cráneos de un lémur macho adulto (Lemur catta), mono vervet (Chlorocebus pygerythrus), gibón (Hylobates lar), babuino (Papio hamadrayas), chimpancé (Pan troglodytes) y humano (Homo sapiens) / Megan Petersdorf
Asimismo, tuvieron en cuenta las diferencias en el consumo de alimentos entre las especies estudiadas –si eran omnívoros, folívoros (si se alimentan de hojas), frugívoros (dieta basada en frutas) o frugívoros y folívoros– así como varias medidas de socialidad, como el tamaño de grupo, su sistema social y su sistema de apareamiento.
Las especies que consumen frutas tienen cerebros más grandes
Después de controlar el tamaño corporal y la filogenia, sus resultados indican que la dieta determina más el tamaño del cerebro que las diversas medidas de sociabilidad.
Los científicos examinaron más de 140 especies de primates, una proporción tres veces más alta que estudios previos
Tras considerar la relación evolutiva de cada especie y su tamaño corporal relativo, los autores hallaron que los primates que comen frutas tienen alrededor de un 25% más de tejido cerebral que las especies que comen plantas. Los frugívoros y los frugívoros y folívoros presentan cerebros significativamente mayores que los folivoros y, en menor medida, los omnívoros muestran cerebros significativamente más grandes que los folívoros.
Aunque este análisis no es capaz de discernir por qué comer fruta conduce a la evolución de cerebros más grandes, los expertos sugieren que puede deberse a una combinación entre la demanda cognitiva que supone recordar la ubicación de la fruta y la extracción manual que requiere su consumo. Además, la ingesta de fruta es más rica en energía en comparación con la de las plantas.
Sin embargo, los expertos advierten que estos resultados no indican una asociación entre el tamaño del cerebro y el consumo de frutas o proteínas, más bien evidencian demandas cognitivas diferentes según la especie para conseguir ciertos alimentos.
"La fruta está más dispersa en el espacio y el tiempo en la naturaleza, y su consumo a menudo implica conseguirla en lugares difíciles de alcanzar o cáscaras de protección", apunta DeCasien. "Juntos, estos factores acarrean que las especies frugívoras necesiten mayor complejidad cognitiva y flexibilidad", añade.  
Chris Venditti, investigador de la Universidad de Reading (Reino Unido), que ha escrito un News & Views en la misma revista a raíz a este trabajo, expone: "Estoy seguro de que este estudio volverá a enfocar y revigorizar la investigación que busca explicar la complejidad cognitiva de los primates y otros mamíferos. Quedan aún muchas preguntas por resolver”.

ACA NO HAY OBAMACARE,NI SANITAS,NI CLINICAS DE MIERDA DE SUSANA DIAZ



"Tu salud es gratuita… pero cuesta": las polémicas "facturas simbólicas" con que Cuba busca concienciar a los enfermos

Image caption En la fachada del Hospital Universitario General Calixto García se despliega una frase de Ernesto "Che" Guevara: "Vale, pero millones de veces más la vida de un solo ser humano que todas las propiedades del hombre más rico de la tierra".
Cuando el timbre del teléfono sonó de madrugada, ya Xiomara sabía que a Frank, su hijo de 26 años, le había pasado algo.
En la fachada del Hospital Universitario General Calixto García se despliega una frase de Ernesto "Che" Guevara: "Vale, pero millones de veces más la vida de un solo ser humano que todas las propiedades del hombre más rico de la tierra".Eran las 3:30 am y Yohandrys, el mejor amigo de Frank, le daba la noticia: a la salida de un concierto, un auto había embestido a Frank. Estaban en el Hospital Universitario General Calixto García, en La Habana.
Después de varios exámenes médicos, los doctores determinaron que Frank solo tenía varias contusiones en el cuerpo, pero que tendría que pasar la noche allí por precaución.
Al mediodía siguiente, Frank recibió el alta médica.
Pero antes de partir, un doctor les notificó al joven y a su madre que el ministerio de Salud Pública de Cuba (MINSAP), estimó que la atención brindada hubiese costado 770,50 pesos cubanos (US$32,10). Más de los US$20 al mes que gana un profesional trabajando para el Estado.
Image caption En el dorso de las recetas médicas se incluyen algunos costos promedio en pesos cubanos.
Ejemplo de una
Son lo que se llaman "facturas de cortesías" porque en Cuba, desde el triunfo de la Revolución, toda la atención médica es gratuita.

Gratis... pero cuesta

Hace una semana, el MINSAP inició una campaña de divulgación a través de un reporte especial en el noticiero nacional de televisión que tiene como eslogan: "Los servicios de salud en Cuba son gratuitos pero cuestan".
El objetivo de la disposición es "crear conciencia" en la población cubana de que el sistema de salud supone un costo para el Estado, aunque los enfermos no paguen cuando son atendidos.
"No es la intención que se vayan a cobrar los servicios. Es solo que las personas sientan el compromiso con los servicios que hoy estamos brindando", dijo Miosotis Moreno, directora de Economía y Planificación del MINSAP en dicho reporte.
Image caption Al igual que la salud pública, muchos servicios en Cuba como la educación, el transporte o la alimentación básica, son subvencionados por el Estado.
Varios meses atrás los hospitales, clínicas, policlínicos y consultorio de médicos de la familia en todo el país comenzaron a colgar en sus paredes carteles que anticipaban el inicio de la campaña.
Cada pancarta muestra los precios relevantes según el servicio de atención que se brinda en las instalaciones médicas.
Además, las recetas médicas también incluyen al dorso algunos ejemplos de las tarifas.
Tras escuchar los montos, Xiomara dice: "Está perfecto que el Estado quiera mostrarle a la gente lo que nosotros deberíamos pagar. ¿Pero qué sentido tiene eso? ¿Si me lo vas a regalar y dar gratis, para qué me lo sacas en cara? ¿Esto es socialismo o no? Se ve que Fidel ya no está".
Frank, adolorido, desde una camilla rodante le dice entre risas: "Mami, dale suave".
Image caption La campaña del gobierno cubano tiene como eslogan. "Tu servicio de salud es gratuito... pero cuesta".
Al igual que la salud pública, muchos servicios en Cuba como la educación, el transporte o la alimentación básica, son subvencionados por el Estado.

Precios exactos

Amel Valiente tiene 28 años y es médico de familia (el programa cubano por el cual cada barrio es atendido por un médico fijo).
Además de atender a la población de su área en el céntrico municipio habanero de Plaza de la Revolución, también en ocasiones brinda servicios en policlínico en La Habana.
"No sé quién tomó esta medida, a nosotros no nos dijeron nada. Del MINSAP empezaron a mandar los carteles y dijeron que había que ponerlos y de pronto las recetas llegaron impresas con las listas de precios también", cuenta tras realizar un ultrasonido.
Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption El Centro Internacional de Restauración Neurológica, fundado en La Habana hace casi 30 años, es uno de los orgullos de la salud cubana.
"El ultrasonido que estaba haciendo cuesta, según los precios, 148,50 pesos cubanos. No sé de dónde salió esa cifra tan exacta ni en base a qué la establecieron", afirma Valiente.
"La verdad que no tengo idea, esos precios deben haberlos puesto alguien del Ministerio de Finanzas y Precios, pero a ningún médico le han dicho de dónde los sacaron", agrega.
"Pero yo lo veo bien", agrega, "para que la gente valore más nuestro trabajo".
Image caption Una de las salas de espera con los carteles del costo de la salud y los pacientes esperando en el Hospital General Calixto García.

Salud y Revolución

Una de las grandes banderas de la Revolución cubana es la atención médica gratuita que reciben los ciudadanos del país.
Autoproclamada como "potencia médica mundial", la isla ha brindado su servicio de cooperación a lo largo del mundo, en programas que llama "misiones internacionalistas".
Según el propio MINSAP, a finales de 2015 en Cuba trabajaban 85.000 médicos y otros 25.000 participaban como cooperantes de misiones en el extranjero.
Derechos de autor de la imagen Getty Images
Image caption La salud gratuita es uno de los pilares de la Revolución Cubana.
La crisis económica tras la caída de la Unión Soviética en la década de 1990 convirtió a la medicina en uno de los principales rubros exportadores del gobierno.
De ese modo, la exportación de servicios médicos sumada al deterioro de la infraestructura del sector ha desatado las críticas de la población contra la salud pública.

Si se pagaran

Mercedes Arnau es especialista en pediatría y trabaja en uno de los hospitales para niños de la capital ubicado en el municipio de Centro Habana.
Le ha tocado descansar el fin de semana y en los bajos de su casa, le cuenta a BBC Mundo: "Para los niños no hay precios, no hay indicación de comunicarles nada. Sería muy sarcástico eso".
Derechos de autor de la imagen Getty Images
"Yo sé que el tema no son los precios, porque creo que son asequibles, sino la manera que el Estado ha encontrado para demostrarle a la gente que ellos sí hacen cosas por la gente", opina vía telefónica Indira Gómez, que es ortopédica.
La sala de espera de la consulta de otorrinolaringología del Hospital General Calixto García está repleta. Una anciana que sale de la consulta dice: "Menos mal que esto no hay que pagarlo, sino hoy no hubiera podido atenderme, porque no he cobrado la jubilación de este mes".
Según el listado de precios, su consulta le habría costado 36,55 pesos cubanos, el equivalente a alrededor de US$1,60.

EN ESTE VERGEL SE CRIAN BOLUDOS,CONCHUDAS ,IMBECILES Y TARADOS

Un restaurante vegano prohíbe a una madre dar el biberón a su hijo por ser de leche animal

El camarero aseguró que «las madres verdaderamente humilladas son aquellas violadas durante toda su vida para tener bebés que son robados: estas madres son las vacas, ovejas y cabras, víctimas del biberón de su hijo»
    Un restaurante vegano prohíbe a una madre dar el biberón a su hijo por ser de leche animal

    El Vergel ', un restaurante de cocina vegana ubicado en la calle Mayor de Tarragona, publicó la semana pasada tanto en Instagram como Facebook un mensaje que ha generado debate, según informa TaragonaDiari: «En El Vergel todo el mundo es bienvenido. Nos gustan las madres, las de todas las especies. Por ello, no nos gustan los biberones de leche de vaca. Por favor, no le das el restaurante. Gracias! ». Esta norma hace tiempo que está, hasta el punto de que un cartel avisa a la entradade que disponen de alternativas de origen vegetal en caso necesario.
    Esta norma no ha gustado a algunas personas, que aseguran que se discrimina a las madres que no pueden dar pecho a sus bebés y que han de darles leche de bote de origen animal por cuestiones nutricionales. En este caso, los responsables del restaurante piden que la leche sea consumida antes o después de entrar en el local con el fin de respetar su filosofía.

    lunes, 27 de marzo de 2017

    PORQUE LOS PORTEÑOS SIEMPRE PIERDEN EN LA PAZ O QUITO

    El extraordinario antepasado que hace que los tibetanos sean diferentes de los andinos pese a vivir a grandes alturas


    Derechos de autor de la imagen Getty Images
    Image caption La clave de la adaptación única a las alturas de los tibetanos hay que buscarla en un pasado muy lejano.
    Hace miles de años, una familia se asentó en la cima del mundo. Vivían en la meseta tibetana, a 4.200m sobre el nivel del mar, en un sitio ahora conocido como Chusang.
    Esa familia dejó una marca duradera: 19 huellas de manos y pies quedaron grabadas en el barro arcilloso que se filtraba de un manantial. A juzgar por el tamaño, el grupo familiar contenía seis individuos, dos de los cuales eran niños. Pero, ¿quiénes eran? ¿Y qué los llevó a tales altitudes?
    Todo lo que se sabe es que las huellas en Chusang datan de hace 12.700 y 7.400 años, por lo que es uno de los sitios arqueológicos más antiguos en la meseta tibetana.
    Pero lo que hace especial a la familia de Chusang es su aislamiento, señala Mark Aldenderfer, antropólogo de la Universidad de California en Merced. Su supervivencia es extraordinaria.
    Aunque el calor del fuego podía protegerlos del frío, la familia de Chusang no podía resguardarse de un obstáculo obvio pero inevitable: el aire se hace más fino con cada paso hacia el cielo.

    Pulmones con forma de barril

    A más de 4.000m sobre el nivel del mar, cada respiración contiene alrededor de un tercio menos de oxígeno que otra a menos altura.
    Derechos de autor de la imagen Getty Images
    Image caption El altiplano tibetano ha estado habitado pero miles de años. Pero los secretos de supervivencia de quienes viven ahí apenas comienzan a ser descubiertos.
    Cualquier escalador de montaña puede describir la falta de aliento que normalmente viene con la altitud.
    La presión del aire disminuye cuanto más se camina o vuela por encima de la superficie del mar, permitiendo que las moléculas de gas se diseminen en todas direcciones, y el pulmón sólo puede estirarse de modo limitado hasta compensarlo.
    A lo largo de muchos cientos de generaciones, las personas que viven en el altiplano andino que se extiende desde Perú a Bolivia han desarrollado pechos en forma de barril que aumentan el volumen de cada una de sus respiraciones.
    Y desde finales del siglo XIX los científicos saben que su sangre está llena de glóbulos rojos y hemoglobina, las moléculas que llevan oxígeno.
    Cuando el oxígeno escasea, la sangre se espesa para aumentar la cantidad que puede llevar a las células alrededor del cuerpo. Esta respuesta hematopoyética también se produce en cualquiera que decida escalar una montaña.
    Y como casi toda la investigación de las condiciones de vida en las alturas se condujo por mucho tiempo en los Andes, la hematopoyesis fue vista como una respuesta universal a bajos niveles de oxígeno durante casi dos siglos.
    Fue sólo a finales de los años 70 y principios de los 80, después de ir de excursión a siete aldeas en Nepal, que Cynthia Beall, antropóloga de Case Western Reserve University en Ohio, empezó a encontrar que los tibetanos no se ajustaban a esta teoría.

    Como a nivel del mar

    En primer lugar, carecían de los pechos en forma de barril, pero parecían respirar a un ritmo más rápido que los andinos.
    Y en segundo lugar, Beall y sus colegas encontraron que los tibetanos tienen niveles de hemoglobina sorprendentemente bajos, a menudo dentro del rango de lo que es normal para las personas que viven al nivel del mar.
    Derechos de autor de la imagen Getty Images
    Image caption A los investigadores les sorprendió al principio encontrar que los tibetanos no contaban, al parecer, con las adaptaciones fisiológicas que se requieren para la vida en las alturas.
    Aunque viven en el llamado "techo del mundo", su estado fisiológico parecía sorprendentemente similar al de aquellos que nunca habían despegado del suelo.
    Lo que al principio parece ser muy paradójico -por no mencionar potencialmente peligroso-, realmente tiene mucho sentido.
    Un beneficio, por ejemplo, es el menor desgaste en sus vasos sanguíneos.
    "Si usted tiene altos niveles de hemoglobina, su sangre tiende a ser más viscosa, y eso puede tener muchos efectos perjudiciales", dice Tatum Simonson de la Universidad de California en San Diego.

    Sin CMS

    Un resultado posible de esta tensión adicional en el sistema circulatorio es la Enfermedad Crónica de Montaña o CMS.
    Descrita por primera vez en 1925 por el médico peruano Carlos Monge Medrano, la CMS (también conocida como Enfermedad de Monge) puede afectar a personas que han vivido sin problemas en la altitud durante años.
    "La gente se queda sin aliento", explica Bell. "Se vuelven cianóticas (sus labios y extremidades se tornan azules), no pueden trabajar, no pueden dormir bien. Están muy enfermos".
    Al igual que con el mal de altura a corto plazo, el remedio para CMS es un lento descenso hacia un aire más gruesoy oxigenado. Pero no es una cura.
    Derechos de autor de la imagen Getty Images
    Image caption Tibet atrae a millones de turistas todos los años, muchos de los cuales pueden verse afectados por el llamado "mal de alturas".
    El líquido puede haberse acumulado ya en los pulmones (edema pulmonar de altitud o EPA) o en el cerebro (edema cerebral de altitud, o ECA), o la sangre gruesa puede estar congestionada en otros órganos vitales. El peor escenario es la muerte.
    En los Andes peruanos, hasta el 18% de la población desarrolla CMS en algún momento de sus vidas. Pero en la meseta tibetana ese número rara vez supera el 1%.

    Explicación en el pasado

    Ciertamente, la sangre delgada ayuda a reducir el riesgo de CMS, pero no es la única razón por la cual el pueblo tibetano puede vivir felizmente en tales extremos.
    En 2005, Beall y sus colegas encontraron que los tibetanos exhalan más óxido nítrico en comparación con las personas que viven en los Andes y al nivel del mar.
    Este gas conduce a un ensanchamiento de los vasos sanguíneos en el pulmón y alrededor del cuerpo, conocido como vasodilatación. Con más espacio, el flujo sanguíneo y el transporte de oxígeno pueden aumentar.
    Y, como sugiere Simonson, ¿es posible que los tibetanos simplemente no requieran tanto oxígeno como los demás?
    En 2010, al comparar los genomas de 30 tibetanos con los de una población chinos Han residentes en Pekín, Simonson pudo identificar aquellos genes que estaban asociados con la vida en altura.
    Derechos de autor de la imagen Getty Images
    Image caption Cambios genéticos muy rápidos han permitido a generación tras generación vivir en este ambiente.
    En dos semanas de 2010, otros tres grupos de investigadores publicaron cada uno un estudio que encontró un puñado de genes muy diferentes entre las dos poblaciones.
    Se destacaron dos genes llamados EPAS1 y EGLN1, conocidos por modular los niveles de la hemoglobina en sangre.
    Después de observar más de cerca el gen EPAS1 de los genomas tibetanos, Rasmus Nielsen, de la Universidad de California, no sólo encontró que era un cambio abrupto, sino también único.
    Era como si los tibetanos hubieran heredado el gen de otra especie. Y, de hecho, fue exactamente lo que sucedió.
    Nielsen había trabajado en el proyecto del genoma del neandertal con el experto en ADN antiguo Svante Paabo, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania.
    Sabía que nuestra especie se había mezclado con estos primos evolutivos cercanos, y examinó su ADN en busca de la fuente del gen específico tibetano-EPAS1. No halló coincidencia.
    Eso no fue tan sorprendente. Se sabe que los neandertales se aparearon sólo con los antepasados de los modernos europeos.
    Para las personas de ascendencia asiática, Nielsen miró hacia los denisovanos, otra rama del árbol de la familia humana.
    "Hubo una coincidencia completa", dice.
    Descubiertos en las montañas de Altai en Siberia, sólo se conocen a partir de dos dientes y un hueso de dedo pequeño, del que Paabo y sus colegas publicaron un genoma en bruto en 2012.
    Los resultados demostraron que las poblaciones de Papua Nueva Guinea, Australia y algunas regiones del sureste asiático había heredado entre el 1-6% de su genoma de denisovanos.
    Derechos de autor de la imagen Getty Images
    Image caption Las variantes genéticas que han llevado a su adaptación provienen de especies ahora extintas.
    Hace entre 50.000 y 30.000 años, algunos denisovanos y los antiguos antepasados de tibetanos y chinos Han tuvieron relaciones sexuales, combinaron sus genomas, mezclaron los genes y produjeron niños que crecerían para tener descendencia propia.
    Durante las siguientes decenas de miles de años, este gen EPAS1 parece haber conferido poco beneficio a los chinos Han y sólo se encuentra en aproximadamente el 1% de la población actual.
    Pero para todos aquellos grupos intrépidos que se trasladaron a la meseta tibetana, incluida la familia de Chusang, les ayudó a hacer cada respiración más fácil.
    Allí el 78% de la población actual tiene esta versión de EPAS1, un gen que los separa de los que viven más abajo, pero los conecta con el pasado

    UNA PANDILLA DE CORRUPTOS DESVERGONZADOS,COMO LOS POLITICOS

    Los médicos españoles se niegan a revelar lo que cobran de los laboratorios

    • Rechazan hacer públicas las transferencias de manera individual
    • Varias asociaciones piden que los pagos se ofrezcan de forma agregada


    Los médicos españoles no quieren que sus relaciones económicas con los laboratorios farmacéuticos puedan ser publicadas de manera individual, tal como han decidido hacer por unanimidad las compañías farmacéuticas presentes en nuestro país en el año 2018.
    En los últimos días, varias de las principales asociaciones profesionales del sector han manifestado abiertamente su rechazo frontal a esta medida de transparencia, adoptada en España por la patronal Farmaindustria en su nuevo código de buenas prácticas.
    La más importante ha sido la postura tomada por la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (Facme), la entidad que agrupa hasta 42 sociedades médicas de todas las especialidades y es la entidad de referencia en cuanto a su papel de representante del mayor número de profesionales del colectivo médico. En un comunicado oficial emitido sobre el asunto, esta federación ha afirmado que tiene "serias dudas sobre la legalidad de la desagregación de datos y su publicación a nivel individual de profesional médico, sin su autorización".
    La asociación se basa para ello en el Reglamento Europeo de Protección de Datos de las Personas Físicas y anuncia que recabará toda la información necesaria sobre la legalidad de la decisión de Farmaindustria "no descartando plantear petición de dictámenes alternativos o recursos legales si fueran necesarios".
    Esta entidad aboga por un modelo distinto, en el que todas estas ayudas de los laboratorios farmacéuticos para la formación de los médicos se entreguen directamente a las sociedades profesionales y sean éstas las que repartan luego ese dinero y no se haga directamente a los profesionales. Este sistema lo ha adoptado la patronal de fabricantes de tecnología médica, Fenin.
    Los laboratorios ya hicieron públicos en el mes de junio del año pasado los primeros datos sobre estas transferencias, que incluyen desde los gastos por acudir a congresos médicos a pagos por prestación de servicios profesionales o transferencias por proyectos de investigación.

    Más rechazo que en Europa

    Sin embargo, en esta primera ocasión, los profesionales pudieron optar porque la cifra de ingresos recibida por cada laboratorio apareciera de forma agregada con el resto de los profesionales. Como la mayoría de los médicos españoles optó entonces por esta opción -en una proporción bastante mayor a la de sus colegas europeos, que también vivieron esta situación- la patronal Farmaindustria optó por ir un paso más allá y -tras recibir el visto bueno a la Agencia Española de Protección de Datos- decidió que todos los datos se publicarán de forma individual en el próximo año.
    Para ello, desde este 1 de enero, todos los contratos de colaboración que las compañías farmacéuticas presentes en España están firmando con los profesionales sanitarios en este sentido recogen explícitamente que los datos de pagos serán publicados en el año 2018 de forma individualizada. Esto significa que cualquier médico que se niegue a firmar estos contratos no puede seguir colaborando con la industria.

    domingo, 26 de marzo de 2017

    NO PASA NADA,LUCIA,PERO ES "GOSTOSO",DIRIAMOS EN RIO

    Lucía Etxebarria
    Escritora

    No me apetece follar, ¿pasa algo?

    4
    No me apetece follar, ¿pasa algo?

    Años 70. Mi tía Fernanda pierde a su marido. Aún no había cumplido los 30 años y cuidó sola a sus dos hijos. Nunca hubo otro hombre en su vida. Entre familiares y amigos su caso despertaba admiración.
    En el 76 la madre de mi amigo Luis se separa de su esposo que la maltrataba, e inicia una relación con otro hombre. Los compañeros de Luis le hacen 'bullying' al niño porquesu madre «es una puta», que era la opinión general en el contexto de la época.
    Mi amiga Sonia pierde a su novio en un accidente a los 25, con la fecha de boda fijada, tras 10 años de relación. No vuelve a tener otra pareja. Hoy tiene 40 años y la llaman traumada. Su vida suscita compasión, a veces desprecio.
    Eme me diceue mantiene tres relaciones a la vez, pero que está deprimidísimo. Le digo que quizá si dedicara más tiempo a crear relaciones más profundas y significativas, con amigos, o incluso consigo mismo, se sentiría mejor. Me dice que él tiene «que cubrir sus necesidades».
    Una amiga me deja plantada en una cita que habíamos acordado con antelación. Al día siguiente envía un mensaje de Whatsapp en el que dice: «Por fin he tenido sexo después de dos meses a pan y agua, por eso no fui. Lo entiendes ¿ verdad?». Les dice a las amigas comunes que no comprende por qué dejé de hablarle.
    En 40 años hemos pasado de pensar que la persona que tiene sexo fuera del matrimonio es una desviada y una enferma a pensar que es una enferma la que no tiene sexo. Y hemos pasado de ver el sexo sin compromiso como un pecado o un vicio a ver el sexo como una necesidad. Pero el sexo no es una necesidad del individuo. Las necesidades del individuo son la comida, el agua, el refugio y la pertenencia a un grupo. Si no las cubre, muere.
    El sexo es una necesidad de la especie y no del individuo. Si algunos individuos de la especie no se reproducen, la especie se extingue. Pero no hace falta que lo hagan todos.

    El sexo no es

    una necesidad del
    individuo. Lo es la
    comida, el agua, el
    refugio y pertenecer

    a un grupo

    En muchas especies se da el altruismo reproductivo: prefieren beneficiar la reproducción de otros en perjuicio propio. Este altruismo en un principio parecía refutar la teoría de la evolución de Darwin, pero William Donald Hamilton demostró que el motivo de esta renuncia a favor de sus familiares es para aumentar la supervivencia de la especie a través de sus congéneres. El altruismo reproductivo se da en abejas, himenópteros, termitas, hormigas, ratas topo… y humanos, entre otros.
    Parece una verdad absoluta, un dogma de nuestra sociedad moderna, que el sexo para un humano «es una necesidad» que debe ser satisfecha a toda costa.
    ¿Por qué? Para que consumamos. Porque se da por hecho que para tener vida sexual hay que tener un cuerpo determinado.
    Obsceno significa etimológicamente «lo que está fuera de la escena». Ahora no es obsceno ver un cuerpo desnudo o una escena sexual explícita, lo vemos a diario en publicidad, series y películas. Lo obsceno es ver un cuerpo gordo o anciano, máxime si lo vemos practicando sexo. Eso no lo vemos nunca. Nos enseñan que tener michelines, celulitis, vello, flacidez o arrugas es inaceptable. Porque debemos tener sexo y no lo vamos a tener si no tenemos un cuerpo normativo.
    Y así gastamos en cremas, cirugía, gimnasios, dietas proteicas, depilación y un sinfín de productos y métodos que se nos ofrecen para mantener el cuerpo ideal.
    Decía san Agustín, por experiencia propia -había tenido una vida intensísima y luego devino célibe- que «el deseo carnal consentido se vuelve hábito; el hábito no combatido se vuelve necesidad».
    El sexo no es una necesidad -nadie se muere por no tener sexo-, pero en nuestra sociedad se estimula, se consiente y alimenta continuamente.
    Según los estudios del sexólogo Anthony F. Bogaert, un 1% de la población, unos 70 millones de personas en todo el mundo, son totalmente asexuales. También existen los demisexuales, que pueden experimentar atracción sexual solamente cuando hay un lazo emocional. O los grisexuales que, en determinadas situaciones, sí que llegan a sentir deseo esporádico.
    En una sociedad hipersexualizada, a veces nos cuesta darnos cuenta de que el problema no lo tienen ellos, sino la sociedad, que utiliza el sexo hasta para vender un espray antigrasa.
    Y para tenernos aborregados en la sociedad de consumo
    .

    sábado, 25 de marzo de 2017

    CUANTA SANATA,VERSO,RELATO,CUENTO,TODO UN ENREDO

    ¿Adiós al diván?

    En el país con más psicólogos per cápita del mundo, las terapias alternativas como EMDR, coaching ontológico o bioenergética ganan cada vez más adeptos
    LA NACION
    Javier Giardinoto y Susana Fleischmann durante una sesión de terapia bioenergética
    Javier Giardinoto y Susana Fleischmann durante una sesión de terapia bioenergética. Foto: Santiago Cichero/AFV

    En el país con más psicólogos per cápita del mundo -hay 82.776 activos, es decir, casi 200 profesionales de la salud mental por cada 100.000 habitantes, según la información publicada en el Atlas de Salud Mental de 2014, elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS)-, las terapias alternativas ganan terreno entre las más tradicionales, dentro de las que se cuenta el psicoanálisis. Aunque muchas de estas nuevas terapias dicen tomar los conceptos acuñados por Sigmund Freud -algo que les aporta una gran cuota de credibilidad- la realidad es que lo que las hace populares es que proponen un abordaje totalmente distinto: tratamientos más cortos, focalizados en cuestiones puntuales y que en su mayoría incorporan el cuerpo como elemento fundamental de trabajo.
    Una cabaña alejada en medio de un bosque silencioso. Es el lugar calmo que Silvina Icardi visualiza cada vez que necesita bajar sus niveles de ansiedad. Una suerte de refugio mental donde ella descansa cuando algo la agobia, la inquieta o la atormenta. Y es una de las tantas herramientas que incorporó de la terapia Desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares (EMDR, según sus siglas en inglés) que inició luego de años de deambular por consultorios de psicólogos y psiquiatras que no llegaban nunca a sanar esas heridas abiertas y profundas que arrastraba desde su adolescencia. "A los 16 años empecé con ataques de pánico y de ansiedad. Me traté con varios profesionales, pero siempre sentía que algo faltaba, que salía del consultorio peor de cómo entraba. Y entonces empecé a buscar alternativas, a investigar por mi cuenta. Así llegué a la EMDR, que es la que realmente me ayudó", asegura Silvina, de 39 años.
    Desde EMDR, pasando por bioenergética, constelaciones familiares, memoria celular, coaching ontológico hasta mindfulness, la búsqueda del bienestar o de sanación emocional es amplia y muchas veces complementaria de las terapias psicoanalíticas formales. En otros casos, en cambio, es consecuencia de una ruptura (producto del desencanto) de los métodos más tradicionales. "El EMDR va directo a lo que te pasa, te hace salir más rápido de esa zona de oscuridad -plantea Silvina-. Lo que te demanda tres años de psicoanálisis convencional, acá te lleva uno. Y cuando dejás el consultorio no te vas angustiada o sintiendo que te dieron una paliza. Antes de «cortar» se hace una relajación que busca bajar la mente a un estado de paz. Es ese lugar calmo que uno se construye psíquicamente", dice Silvina, que ahora empezó a estudiar Psicología.

    Alejandra Ferreiro, psicoterapeuta miembro de EMDR Iberoamérica Argentina, sostiene que son todas miradas del psiquismo. En su propuesta terapéutica abierta busca ampliar esa mirada sobre la psiquis: "Los avances en el campo de las psicoterapias permiten ofrecer hoy a los pacientes un abordaje multidimensional que respete la complejidad humana. Hay gente que llega desgastada, desesperanzada con lo tradicional. Pero estas nuevas herramientas crecen de a poco porque es un país donde está muy arraigado el psicoanálisis tradicional. Y está el prejuicio de que para que algo funcione, sea serio o efectivo, tiene que durar años", dice Ferreiro, que inscribe esta terapia dentro de las 2.0.
    Silvina Icardi asegura que con el EMDR terminaron sus ataques de pánico y de ansiedad
    Silvina Icardi asegura que con el EMDR terminaron sus ataques de pánico y de ansiedad. Foto: Victoria Gesualdi/AFV
    En todo caso, lo que sobrevuela debajo del auge de estar terapias alternativas es una necesidad de aggiornamiento por parte del psicoanálisis convencional. El mundo evolucionó, los problemas cambiaron, pero la práctica terapéutica no acompañó del todo esos cambios, reconocen por lo bajo varios especialistas consultados.
    Sin embargo, la mayoría de los profesionales que trabajan en salud mental asegura que es el psicoanálisis tal y como lo desarrolló en el siglo XIX Freud el que permite un autoconocimiento profundo de la persona. "En contraste con otras técnicas terapéuticas el psicoanálisis es una estrategia no directiva, no conduce al paciente a objetivos prefijados por el terapeuta. Desarrolla una compleja indagación que permite que surjan los conflictos y deseos inconscientes del paciente. Pero hacer consciente lo inconsciente puede generar angustia y dolor psíquico -reconoce Andrés Rascovsky, ex presidente de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA)-. Aunque la terapia es prolongada, costosa y dolorosa, el psicoanálisis ha brindado una perspectiva del ser humano que sigue nutriendo de un modo aún insuperable el conocimiento de quiénes somos."
    Sin embargo, son muchos los profesionales que, atentos a las críticas que surgen del método tradicional, buscan sumar otras herramientas. Es dentro de esa necesidad de aggiornarse que Ferreiro se acercó al EMDR. "Esta herramienta es revolucionaria y sirve para curar heridas emocionales. Siempre digo que se puede vivir con cicatrices, pero no con heridas abiertas -dice la psicoterapeuta-. Este método considera al cerebro un procesador de información que procesa en función de lograr la supervivencia. Pero cuando hay una vivencia negativa o traumática el sistema «archiva» esa información en bruto, en bloque. Es tan dura la vivencia que no lo puede procesar, y es como si el sistema «se colgara». Eso produce secuelas y síntomas. En EMDR identificamos esos eventos que fueron archivados defectuosamente y los desensibilizamos. Desensibilizar significa bajar el impacto y reprocesar la información para que ese bloque de información ya no duela."
    En la década del 80 se descubrió que cualquier estimulación bilateral desensibiliza o destraba una estructura cerebral. Por eso, una de las técnicas más utilizadas en EMDR es hacer mirar al paciente los dedos del profesional pasando delante de sus ojos. Mientras sigue el movimiento con la mirada, el paciente comenta el material que va surgiendo. "La persona mueve los ojos de derecha a izquierda y de izquierda a derecha. Este movimiento hace que el material pase de un hemisferio cerebral al otro, lo cual provoca que las cosas se miren desde distintas perspectivas. Pero el terapeuta no interpreta lo que surge, es la misma persona la que llega a esa interpretación. Esto cuesta mucho al paciente que viene del psicoanálisis, que siempre busca la interpretación del terapeuta."
    Hace algunos años, Flavia Sotelo, psicóloga recibida en la UBA, sintió que necesitaba un cambio en su carrera. "Estaba con la mirada muy puesta ahí, en el inconsciente, en el pasado, en la interpretación -cuenta-. Hasta que llegué al coaching y me enamoré de él y de sus posibilidades de cambio. Porque, por empezar, el psicoanálisis trabaja desde el pasado y el coaching desde el futuro. Y yo quiero trabajar con la mirada puesta en el futuro. En cómo lograr que la gente, desde una conversación, pueda lograr cosas. En lugar de preguntarse por qué, se pregunte para qué. El coaching te interpela sobre lo que querés lograr, te muestra dónde estás parado y te da herramientas para hacerlo. Tiene que ver con cómo ves la realidad y cómo transformarla", plantea la directora de la Escuela Latinoamericana de Coaching, que tiene una concepción ontológica, sistémica y constructivista del proceso de cambio.
    Después de años de pensar que las dos vertientes eran incompatibles entre sí y que tenía que decantarse por una u otra, Sotelo asegura que ha logrado en el ámbito del consultorio un abordaje integral. "Hoy no me paro en ningún lugar; me paro en la escucha del otro y voy eligiendo qué herramientas tomar en función de quien está adelante. Hay cuestiones que no son abordables por el coaching. Si hay una patología, el abordaje es desde el psicoanálisis. Pero si la persona viene al espacio de terapia para aprender, para lograr cosas, entonces me paro del lado del coaching", sostiene Sotelo, que aclara que no hay soluciones mágicas y que la transformación personal requiere un esfuerzo enorme y no llega de un día para el otro. "La gente viene buscando resultados inmediatos, en el corto plazo. Pero una cosa es lograr algo puntual y otra es hacer un proceso de transformación. Son dos espacios distintos. Me parece que los psicólogos hemos perdido la capacidad de poder contarles a las personas la importancia del proceso", dice, a modo de autocrítica, Sotelo.
    Para Mirta Petrollini, psicoanalista, docente y supervisora de la Fundación Fernando Ulloa, las llamadas terapias alternativas "presentan un modo terapéutico desde una óptica distinta: algunas más centradas en el aquí y ahora, otras en una historización con tiempos acotados, hay una proposición de soluciones en el orden de lo inmediato". El psicoanálisis implica trabajo psíquico y tiempo, pero en definitiva también apunta a la acción. "Es frecuente que se escriba sobre la crisis del psicoanálisis, la falta de aggiornamiento, el tiempo que requiere, el costo que implica... pero el psicoanálisis no trata solamente de descifrar el sentido de ese dolor, sino que se obtenga un nuevo modo de poder hacer algo con eso. Éste es el margen de libertad que cada persona obtiene en el trabajo psicoanalítico."

    Escrito en el cuerpo

    Dentro de las terapias que utilizan el cuerpo como elemento o vehículo de sanación están el análisis bioenergético y el mindfulness, dos prácticas muy en boga por estos tiempos. La primera es una rama del psicoanálisis. A partir del relato de la persona, hay un abordaje corporal con ejercicios de descarga y de provocación. "Es un método desarrollado por Wilhelm Reich, discípulo y contemporáneo de Freud, que se basa en el lenguaje corporal. Se le puede mentir al analista con palabras, pero no con el cuerpo. El cuerpo es espontáneo, transparente. A medida que crecemos, va compensando pérdidas, es el receptáculo de heridas emocionales. Son los famosos bloqueos o contracturas que, mediante ejercicios, van desarmando esas estructuras. Lo que se busca es poner en movimiento la energía, porque cuando fluye trae a la conciencia algo que estaba en el inconsciente", dice Susana Fleischmann, facilitadora en la práctica de la bioenergética.
    En las sesiones, que pueden ser grupales o individuales, se trabaja a partir de la historia del paciente unida a su corporalidad. "La persona se para -generalmente descalza- y empieza a poner el cuerpo en movimiento. También se utilizan elementos de descarga, como almohadas o pelotas, para trabajar el tema de «soltar». Con estos ejercicios se busca provocar reacciones y sensaciones que son diferentes en cada uno. Y también se le da mucha importancia a la respiración", cuenta Fleischmann, que dice que no suele trabajar procesos largos. "No estoy a favor de la dependencia del terapeuta. Después de uno o dos años, sugiero el pasaje a lo grupal."
    Luego de un problema de salud, Javier Giandinoto, empleado de 36 años, decidió cambiar el diván por la terapia bioenergética. "No estaba muy conforme con el psicoanálisis. Yo analizaba todo el tiempo todo, era muy analítico, muy mental. De hecho, me salió un tumor en el cerebro que terminó siendo benigno, pero que era todo un símbolo de quién era yo en ese momento -recuerda-. El cuerpo habla por uno. Con la bioenergética aprendí a ponerles nombres a los sentimientos, a diferenciar mis emociones, mis sensaciones corporales. Y si me duele algo, reconocer de dónde pudo surgir. Como paciente la lectura es más clara. Y la respiración te ayuda a bajar un cambio."
    Clara Badino, referente del mindfulness en la Argentina, dice que quien llega a ella por moda no dura nada
    Clara Badino, referente del mindfulness en la Argentina, dice que quien llega a ella por moda no dura nada. Foto: Gentileza
    La necesidad y la búsqueda de pausa son una de las claves que acercan cada vez más gente al mindfulness, una práctica ancestral oriental que ha calado hondo en el mundo occidental. Clara Badino, una de las principales referentes de esta práctica en la Argentina, asegura que "no es una terapia porque no persigue objetivos, pero es terapéutica. Es una práctica introspectiva que hace drenaje profundo del inconsciente y que pone el foco en la manera en que la mente se relaciona. No es alternativa, sino complementaria", define Badino, que comenzó con sus grupos en 1993, mucho antes de que el mindfulness se volviera la moda que es hoy. "El que llega por moda no dura nada. Es una práctica que genera incomodidad porque cultivamos la paciencia, aumentamos la medida de tolerancia."
    Badino sostiene que de un tiempo a esta parte llegan personas cada vez más "detonadas". "Somos una sociedad del agotamiento. Vienen personas con un estrés sostenido en el tiempo que detonan síntomas que les impiden desarrollar una vida sana. La gente llega con síntomas muy severos y derivados de psicólogos y psiquiatras, que empiezan a ver que es un complemento poderoso. Hoy no hay un congreso médico donde no se nombre el mindfulness", asegura Badino, que resume en una sola frase estas prácticas de tercera generación: "Son las que ponen foco en la parte sana de la persona, para potenciarla y mejorar su calidad de vida".

    SERA ESTO LA POSVERDAD APLICADA A FREUD?

    ESTAN AGRAVIANDO A LACAN?

    MAMMA MIA,QUE CUENTO!!!!!