domingo, 25 de junio de 2017

CAGAR AFUERA

Es un debate callado pero existente: mucha gente solo se alivia en su domicilio

Hay guías más o menos completas sobre la oferta de lavabos decentes en Barcelona

.
Defecar fuera de casa
Un hombre mira el móvil en un lavabo.
.
TONI SUST.
Es probable que no sea una cuestión agradable de tratar, pero es una realidad: hay gente que tiene problemas graves para defecar fuera de su domicilio, gente que a menudo se ve obligada a hacerlo y eso les sitúa en una posición dramática: ¿dónde afrontar el trámite? ¿Qué ofrece Barcelona a quienes se encuentren en esta situación?
Para empezar, según datos suministrados por el ayuntamiento, este pone a disposición de ciudadanos y  visitantes 250 lavabos públicos: 119 en parques y jardines y 131 en las playas. Por distritos, Ciutat Vella es el que tiene más: 53. Nou Barris, el que menos: uno. 73 son lavabos de obra y hay cinco automáticos, a 50 céntimos el servicio, en las zonas más turísticas.
Pero es un hecho que los barceloneses que no pueden aliviarse en casa difícilmente elegirán un lavabo público de los citados, cuestión de

El ayuntamiento cifra en 250 los lavabos públicos que ofrece en la ciudad: 119 en parques y 131 en playas

hábitos. Recurrir a los lavabos del puesto de trabajo suele ser una segunda opción. Luego están los bares, restaurantes, bibliotecas. El Mc Donalds es un destino claro para mucha gente que vive en la calle.
Existen ideas originales, como la de que se escuchen chistes mientras se expulsa lo indeseable. También hay instalaciones curiosas y análisis vitriólicos de la oferta existente. En el 2012, Òscar Broc publicó una guía al respecto de donde deshacerse de las deposiciones: ‘Barcelona és una merda’.

NAVEGACIÓN SILENCIOSA

Afrontando la cuestión con un enfoque universal, cagar fuera de la intimidad del hogar puede llevar a situaciones incómodas. En la oficina, los efectos secundarios son incontables. Por ejemplo, cuando hay dos o tres váteres juntos y el riesgo de contaminación acústica es absoluto. Así, uno puede imaginar al usuario sentado, en ocasiones ni siquiera ejecutando, solo huyendo del estrés en un lugar que nadie puede violentar.
Es probable, en esta era, que el individuo en cuestión esté provisto de un ‘smarthpone’ que consulte plácidamente. Y también lo es que de pronto un vecino inesperado llegue a la taza contigua y perturbe la paz: ¿cómo afrontar el torrente potencial de sonidos que se acerca? Hay quien tose para informar de la presencia de testigos. Y hay quien emula a los submarinos e inicia una navegación silenciosa para no ser identificado. No se engañe: si usted es de los que no se lava las manos al salir del lavabo sus compañeros de trabajo lo saben. Consuélese sin embargo: lamentablemente, es algo frecuente.
Una pequeña encuesta de urgencia revela diferentes enfoques. “Soy capaz de cagar en cualquier sitio”, explica Antonio, ufano y sonriente.  Pablo dice que siempre deja sus nalgas un par de centímetros en suspenso para no contactar con el váter. Hay quien lo cubre laboriosamente de papel con el mismo fin. Pedro, que trabaja a 35 kilómetros de su casa, sostiene que hace décadas que ha logrado no ir a ningún váter que no sea el suyo.

TURISMO Y DEFECACIÓN

No es cosa de la Barcelona gentrificada, los bares se llenaron hace años de avisos de que el inodoro es solo para clientes. Algunos toman la medida drástica de no poner papel de váter en el de hombres: impera la convicción de que el género masculino es más guarro en esas lides. Otra forma de disuasión contundente es que no se pueda cerrar la puerta. Una pintada lo denunciaba hace años en el lavabo de un bar de la plaza de la Virreina, en Gràcia: “Poned un pestillo, miserables”. Luego están las situaciones de presión extrema: ir al lavabo en un concierto o evento multitudinario cualquiera con 12 personas haciendo cola detrás que miran fijamente al que entra con cara de desconfianza.
Es inevitable cruzar los fenómenos del turismo y la defecación. En Barcelona caminan hoy miles de personas a diario que no lo hacían hace tres décadas. Personas sin domicilio propio, que suelen alejarse tanto de los hoteles y pisos turísticos (legales e ilegales) en los que pernoctan que suponen una competencia letal para los lugareños. Hay bares y tiendas de ropa exclusiva del paseo de Gràcia que matarían por atender solo a foráneos, si no lo hacen ya (atender solo a turistas, matar, todavía no). Imaginen el disgusto que supone para ellos que entre un barcelonés cualquiera a dejar lo peor que puede ofrecer.
Quizá iría bien un PEUAT del cagar, que en vez de proponerse redistribuir los hoteles por la ciudad prevea que barceloneses y turistas vayan también a defecar en los barrios menos céntricos y enriquecidos. Aunque eso, metafóricamente, es lo que ha ocurrido casi siempre.

ALERTA CONTRA LAS SERPIENTES EN TODA ESPAÑA

El joven mordido por una víbora en una playa de Ferrol vuelve a ingresar

Su familia cuenta que comenzó a sentirse mal y en el centro hospitalario fue necesario repetir el tratamiento

.

Ferrol / La voz 25/06/2017 05:00 h
David Medín, el joven que sufrió una mordedura de víbora el fin de semana pasado, tuvo una recaída esta semana y tuvo que regresar al Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF), donde estuvo ingresado. Su familia cuenta que comenzó a sentirse mal y en el centro hospitalario fue necesario repetir el tratamiento.
David tiene 18 años y el pasado sábado caminaba por un camino de la playa de Santa Comba cuando sintió un pinchazo en un pie. En menos de una hora comenzó a hincharle la pierna y fue trasladado por una ambulancia del 061 al CHUF, donde quedó ingresado en Urgencias hasta la medianoche del domingo, cuando recibió el alta. Sin embargo, en su casa pasó muchas jornadas sin poder apoyar la pierna y acusando los efectos del accidente, según relataba él mismo a La Voz. A última hora de ayer su novia contaba que se encontraba mejor.

«Sentí un pinchazo, vi dos agujeros negros y al poco rato ya tenía la pierna fatal»

La Voz
.
David Medín estuvo el sábado y el domingo ingresado después de que una vívora le mordiese en Santa Comba
David Medín Fernández tiene 18 años y el sábado paseaba por un camino (ya trazado, no entre las dunas) de Santa Comba, cuando sintió un pequeño pinchazo: «Como si me hubiese clavado un tojo, nada importante, pero cuando me senté en la toalla ya tenía dos agujeros negros en el pie y, en nada, la pierna fatal», cuenta. Eran las seis y media cuando una víbora le clavó sus colmillos, pero no se sintió tan mal como para llamar a la ambulancia hasta una hora después. «Cuando llegué al Marcide me ingresaron en Urgencias y estuvieron probando con antibióticos y calmantes para el dolor, me dijeron que tenían que esperar a las pruebas para saber si era esta especie», explica un joven que ayer aún no podía moverse. «Me pusieron el antídoto y me dieron el alta a las 12 de la noche del domingo, algo que no pudimos entender», critica.
Seguir leyendo
Otro caso
El pasado fin de semana se registraron dos casos graves de mordeduras en Ferrol que requirieron ingreso hospitalario y que se suman a los atendidos en el PAC y en el servicio de Urgencias, del que el Sergas no lleva registro.

LA SEQUIA,LA DESAPARICION DE HUMEDALES,LOS PASTOS BAJOS HACEN QUE LOS REPTILES SE ESCONDAN EN LAS CASAS DE LOS HUMANOS,EN LOS LEÑEROS,GALLINEROS  PARA COMER LOS HUEVOS Y PEQUEÑOS ROEDORES E INSECTOS.
EN ESPAÑA NO HAY VENENOSAS  SALVO LAS "CORNUDAS"EN VIAS DE EXTINCION,PERO SUS MORDEDURAS INFECTAN. 

El fabuloso mundo de los orgasmos múltiples

.
El otro día escribí en un artículo que se podían tener orgasmos de 20 minutos. Poco después quedé con una amiga, que me preguntó cómo conseguía lograrlos. No sé, le dije, simplemente me concentro en ello, y es como coger una ola. Cuando cojo uno, empalmo con otro y sigo. Pero no ha sido así siempre, lo he ido aprendiendo con la práctica
Mi amiga es enóloga. Yo puedo diferenciar un Rioja de un Merlot, y a ambos de un Don Simón. Pero mi amiga juega en otra liga. Ella es de las que con oler un vino ya te puede decir con qué marida, qué tipo de uvas se han utilizado, cuántos años tiene, e incluso, en la mayoría de los casos, la bodega de la que procede. Ella obtiene un placer extático de cada cata que yo, sin duda, no alcanzo a imaginar. Lo más que me puede ofrecer a mí un vino es que me guste su sabor y que me emborrache sin darme resaca.
Tengo otra amiga que también me habla de su vida sexual. Está casada, tiene relaciones regulares con su marido, a veces llega al orgasmo, a veces no. No ha experimentado en su vida un orgasmo múltiple ni mucho menos un 'squirting'. Esta amiga es abogada, socia de su propio bufete y adora su trabajo.
¿Son raras mis amigas? No ¿Tienen algún problema sexual? Ninguno. Quizá mientras yo me dedicaba en mi vida a encadenar unas relaciones unas con otras ellas tenían una sola relación, monógama y se centraban mucho en su carrera. Como resultado ellas tienen unos trabajos maravillosos y una relación sólida y yo tengo una vida sentimental que parece una montaña rusa y me pagan bastante poco por escribir en esta sección como para que en los comentarios me llamen puta o me digan que ningún hombre me tocaría ni con un palo (lo cual encuentro bastante paradójico: o lo uno o lo otro).

De 10 mujeres, solo 7 u 8 de ellas llegan al orgasmo en cada relación sexual, y de estas solo entre un 15% y un 25% son multiorgásmicas

Por supuesto mis amigas podrían ser excelentes profesionales, felices en matrimonios de larga duración y multiorgásmicas. Esas mujeres existen. Pero no son tantas.
Una mujer que tiene orgasmos múltiples tiene mucha suerte. Pero no más que una mujer que posee una nariz excepcional y es una excelente sumiller, o que la cantante de ópera dotada de oído absoluto, o la pintora que tiene un concepto único de la composición y el color. Son dones. Se nace con ellos pero también se trabajan. Alguna gente los posee, otras no. Y las mujeres que no los poseen no son raras ni infelices ni tienen ningún problema.
Viene todo esto por el anuncio de cierto gel que anuncian en televisión diciendo que las mujeres tienen un "derecho al orgasmo". Las mujeres tenemos derecho, por ejemplo, a que no se nos juzgue por nuestra vida sexual, pero no tenemos derecho al orgasmo. No es un derecho. De 10 mujeres, solo 7 u 8 de ellas llegan al orgasmo en cada relación sexual, y de estas solo entre un 15% y un 25% son multiorgásmicas.
Algunas mujeres son más multirorgásmicas que otras, igual que otras tienen mejor oído, mejor nariz o mejor capacidad para resolver ecuaciones de Fourier aplicadas.
Entonces ¿a qué viene esta obsesión por hacernos creer que tenemos que tener orgasmos intensos en cada relación sexual? Porque el sexo es el nuevo opio del pueblo.
A tal nivel ha llegado la obsesión con el sexo en nuestra sociedad como para que yo supiera que si el título hablaba de orgasmos múltiples este artículo sería más leído. Y se me insultaría en los comentarios. Bastará con leerlos y contarlos para probar mi tesis.
Ya lo he explicado alguna vez. En nuestra cultura se asocia ser sexualmente activo a ser joven, delgado y saludable. (La mayoría de la gente cree que los gordos, los ancianos, los discapacitados o los enfermos tienen poco sexo, aunque no siempre sea así). Y se nos exige a todas que seamos sexualmente activas, y por eso "reprimida" o "mal follada" se consideran insultos.
Ergo: Para poder entrar en el mercado sexual nos vamos a gastar mucho dinero en depilación, cremas, suavizantes, cirugía, peluquería y un largo etcétera de cuidados corporales. Y si vivimos obsesionadas por conseguir algo que solo está al alcance de algunas (la talla 38, la piel perfecta, los orgasmos múltiples), tanto mejor. Así se intensificará nuestro consumo.
Y se nos alejará de otras obsesiones menos afines al sistema como, por ejemplo, que se nos pague lo mismo que a un hombre por igual trabajo, o que se nos conceda un tratamiento respetuoso en los medios de comunicación. En el que se nos vea como personas, y no como objetos sexuales. Multiorgásmicos o no.

sábado, 24 de junio de 2017

de forma sincera

Ocho mujeres revelan lo que sienten al tener un orgasmo

Aunque es difícil describirlo con palabras, algunas féminas relatan con la mayor exactitud posible qué ocurre en su cuerpo y mente al alcanzar el clímax

Foto:  Foto: (iStock)
Foto: (iStock)
Autor
El orgasmo femenino es tan enigmático, complicado y diferente que es difícil describirlo con palabras. Las onomatopeyas ayudan a explicar lo que se sienten ellas al conseguir el placer máximo, pero algunas de ellas han hecho un esfuerzo para relatar con la mayor exactitud posible qué ocurre en su cuerpo y mente cuando este llega.
Excitación, calambres, sacudidas, sudor frío... Las confesiones son diversas pero a la vez parecidas. Recogemos ocho declaraciones de mujeres que han contado de forma sincera a 'Cosmopolitan' lo que sienten exactamente al alcanzar el clímax.
Mi respiración se vuelve irregular, y no puedo concentrarme en nada, pierdo la conciencia de mí misma

1) "Como un cubo de agua caliente"

"Siento mucho placer cuando se introduce en mí. Lo único que puedo hacer es ver cómo actúa mi cuerpo. Empiezo a jadear y a sentir como si un cubo de agua caliente me cayese encima. Es algo confuso, sientes que te gusta, te duele, quieres más y a la vez que pare. Todo a la vez. Y luego cruzas la línea al orgasmo, y cuando es fuerte realmente te consume entera". Alexandra.

2) "Una sacudida"

"Tuve un orgasmo que realmente me hizo sentir fuera de mí. Empezó como un latido ahí abajo, luego mi cabeza iba a mil por hora, mi cuerpo empezó a sacudirse incontrolablemente. Fue como una erupción volcánica... Pero en la vagina. Luego colapsé junto a él, no me podía mover ni hablar. Haley.

3) "Una liberación"

"Te sientes libre y es realmente fantástico lo que se experimenta unos segundos antes de que ocurra. Y luego llega, y quieres más. A veces tienes suerte y se producen repeticiones del orgasmo". Lexa.

4) "Un grifo que se enciende"

"Sé que empieza porque todos los músculos comienzan a contraerse y a temblar. Tengo un sudor ligero que parece como si hubiera un grifo que se abre dentro de mí. Sé que he tenido un orgasmo completo y de verdad cuando necesito un snack y una siesta". Nina.

5) "Subidón de energía sexual"

"Lo describiría como un subidón de energía sexual que llega a mi cuerpo, que comienza en mis dedos de pie y sube hasta llegar a mi vagina. Tras el clímax me quedo tirada, exhausta". Jaclyn.

6) "Caliente"

"Es una experiencia corporal total en la que dejas de sentir todo, excepto la sensación caliente que recorre tu cuerpo". Lexi.

7) "Pérdida de conciencia"

"Mi respiración se vuelve irregular, y no puedo concentrarme en nada, y pierdo la conciencia de mí misma. Mi cuerpo deja de moverse, y lo único que quiero es apretarlo contra mi pareja y disfrutar de la explosión que está a punto de suceder en mi cuerpo. Me abruma e impresiona al mismo tiempo... Termino cayendo encima de mi marido diciéndole que deje de moverse". Heather.

8) "Como un vaso que se desborda"

"La mejor explicación que puedo dar es la sensación de placer que se acumula y que te llena como un vaso de agua hasta que se desborda". Molly.

viernes, 23 de junio de 2017

ESPAÑA TIENE LA SANIDAD A PUNTO DE ESTALLAR CON OTRA OLA DE CALOR...Y RECEN PPORQUE NO HAYA INCENDIOS

la situación de la sanidad
Médicos del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza. Médicos del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza. EP
 

Las listas de espera para operarse se disparan en el último año en Madrid y Cataluña

Los pacientes en lista de espera aumentaron en Madrid un 59,5%, pasando de 37.862 a 60.385, y en Cataluña crecieron un 35,9%, al subir de 116.039 a 157.701. Las listas también crecen en la Comunitat Valenciana, Canarias, Andalucía y La Rioja. A finales de 2016 había en España 614.101 personas esperando a ser operadas.
 
GRACIAS RAJOY,GRACIAS SUSANA DIAZ Y CIUDADANOS POR HABERLO CONSEGUIDO

jueves, 22 de junio de 2017

La sexualidad en el mundo azteca

Hablar de sexualidad en los pueblos mesoamericanos es muy complicado porque hay muchas pruebas, que se encuentran desaparecidas de forma voluntaria al ser consideradas aberrantes por el integrismo cristiano.
El pueblo azteca estaba organizado en clanes, bajo el dominio de un emperador poderoso y varios señores, de esta forma fueron logrando un gran desarrollo.
Hablar hoy de sexualidad en los pueblos mesoamericanos es muy complicado porque hay muchas pruebas, que 1se encuentran desaparecidas de forma voluntaria al ser consideradas aberrantes por el integrismo cristiano.
Si seguimos a los cronistas de América, estos justifican la colonización, cuando dicen, que estos pueblos eran amorales y libidinosos, por lo que deberían ser reeducados en la palabra de Dios. Nos iremos dando cuenta, que dentro del mundo azteca hay diversidad de tribus y estas tuvieron un comportamiento sexual muy diferente entre ellas.
Hay cronistas que elogian algunas costumbres de los mexicas por tener unos principios morales “serios” porque se educa a sus jóvenes en el respeto a la familia, el carácter sagrado del matrimonio y se valora la importancia de la virginidad en la mujer o se fomenta la castidad sexual.
Resulta sorprendente que se critique la mente abierta y tolerante de los pueblos indígenas respecto al sexo y sin embargo, se calla el desenfreno sexual de los conquistadores españoles, donde las indígenas eran el principal botín de conquista con un abuso y corrupción por parte de los conquistadores respecto a la mujer indígena.
La mayor parte de la documentación escrita son referencias a lo que sucedió en el pasado, por lo que no son totalmente fiables por haber pasado por el tamiz integrista del cristianismo imperante en esa época histórica.
Esto conlleva a que muchos de los cronistas de la conquista de América ocultarán las prácticas sexuales más explicitas o amorales desde el punto moral cristiano. Resulta evidente, que en estos pueblos estaban muy vivos los rituales de la masturbación y las prácticas orgiásticas.
Hay numerosos restos arqueológicos sobre la sexualidad que fueron ocultados, entre ellos falos gigantes de los hautecas, así como imágenes sobre la homosexualidad y otras alusiones sexuales.
10
Las prácticas sexuales de los pueblos indígenas mesoamericanos horrorizaron a los conquistadores y provocaron un fuerte ataque a su moral cristiana. Estas sociedades reconocían el sexo, el uso de los placeres y el conocimiento del cuerpo. Debido a esto fueron exterminadas un gran número de piezas plásticas y otras permanecieron ocultas como ya vimos también cuando estudiamos el mundo inca.
Para justificar esto se buscó un discurso por el que estas piezas suponían una afrenta a Dios y debe reprimirse cualquier deseo de una acción que por naturaleza es propia del humano y por evolución, digna de disfrutar.
Sirva como ejemplo el cronista Bernal Díaz del Castillo, que en su relato sobre los huatecos decía: “eran todos sometidos, en especial los que vivían en la costa y tierra caliente… tenían excesos carnales, hijos con madres, hermanos con hermanas y tíos con sobrinas, hallarónse muchos que tenían este vicio de esta torpedad; pues de borrachos no les sé decir de tanta suciedad que entre ellos pasaba…”
Esta censura no fue solamente por parte de los cronistas de la época, sino que ha sido de forma continuada hasta nuestros días. Al cristianismo cualquier sexualidad que no se circunscriba a su moral, resulta aberrante, de esta forma se ocultó las prácticas homosexuales de estos pueblos, las representaciones explicitas de copulación o el ocultamiento sobre el culto fálico de estas culturas mesoamericanas.
La presencia de los dioses era continúa en todo lo que sucedía en la vida, desde el clima, cosechas, incluido los aspectos más íntimos de la sexualidad y del amor. Existía en el mundo azteca una constante presencia de lo mágico y religioso, todo estrechamente relacionado con la sexualidad y el erotismo.
9
Uno de los problemas que tenemos para conocer la realidad del mundo mesoamericano, es el papel de la Iglesia Católica, que impuso una visión negativa de la sexualidad, reduciéndola exclusivamente al ámbito reproductor. La sexualidad estaba vinculada a la religión para los pueblos indígenas y nunc la sexualidad fue vista como algo negativo o pecaminoso.
Tres eran los grandes dioses aztecas en su relación con la sexualidad y el erotismo:
La diosa Tlazoltéotl que representaba la fecundidad, la fertilidad y el placer carnal. Era la protectora de las parturientes y todo lo relaciono con el sexo.
Xochipilli era el dios de las relaciones sexuales ilícitas, de las flores, del amor por lo que también era el dios de las prostitutas, los juegos, la belleza, la danza, el maíz y las canciones.
Xoxhiquétzal era la esposa del dios Xochipilli protectora de la prostitución y de la sexualidad, siendo también una diosa muy venerada por las tejedoras. Existía en el mundo azteca el culto a la diosa Xochiquétzal que tenía una apariencia con el nombre de Xochipilli el protector de la prostitución masculina y las relaciones homosexuales.
8Las deidades, que hacían referencia al amor y a la belleza, hacían también referencia a los peligros de la sexualidad femenina o a la promiscuidad, por lo que en esta cultura se desarrolla el mito de la vagina dentada. La vagina dentada tiene que ver la concepción de la mujer y la tierra como ambivalentes depósitos de energía, oscilantes entre la vida y la muerte. Esto queda reflejado en composiciones escultóricas como la deidad Tlaltecuhti.
Patrick Johansson en su libro “Las palabras de los aztecas” nos muestra todo el amplio contenido de sexualidad que desarrolla este pueblo, que estará presente en los numerosos ritos que tenían “Es así como la simple copulación instintiva adquiere, en el contexto ritual instaurado por el hombre, una dimensión representativa donde los distintos valores socio religiosos entran en escena a través de sus encarnaciones o materializaciones míticas, para consagrar el acto…”
Los dioses eran todopoderosos e influían en todos los ámbitos de la sexualidad; incitaban al placer sexual, castigaban las transgresiones sexuales y perdonaban los pecados cometidos. Todos estaban sometidos a ellos, y su energía era canalizada mediante rituales, hechizos o pócimas que eran realizados por los chamanes, brujas o alcahuetas.
Los dioses aztecas de la sexualidad estaban presentes en todas las ceremonias públicas donde se castigaban o ejecutaban a todos aquellos, que habían transgredido las normas sexuales.
7
Veamos algunos casos como el dios Itzlacolluhqui que castigaba a todos aquellos que habían sido sorprendidos ejerciendo el adulterio. La diosa Macullxochitl en su día festivo exigía cuatro días de abstinencia sexual. Los dioses disfrutaban de un gran poder y podían influir en todos los aspectos de la sexualidad del mundo azteca.
Los condenados podían solicitar el perdón de los dioses mediante el ritual de la confesión, que nada tiene que ver con la del cristianismo. La confesión se hacía de forma directa entre el condenado y la diosa. Esto sólo podrá suceder una vez en la vida del azteca.
El condenado se presentaba ante la sacerdotisa que representaba a Xochiquetzul y hacían varios rituales de purificación, de estos era muy importante el baño. Una vez limpio se trasladaba al templo con unas pajillas en la mano. Estas representaban cada uno de los pecados cometidos. Delante de la diosa, cada una de las pajillas perforaba la lengua del pecador y posteriormente las escupía hacía hacia atrás. El sacerdote recogía estas pajillas y los quemaba, de esta forma terminaba la confesión.
El matrimonio entre personas de distintas etnias estaba mal visto en general, pues cada sociedad tenía en muy alta estima su origen divino y por ello, no era algo honorable mezclar su sangre con la de otro pueblo.
6La concepción de la poligamia prehispánica establecía un señor, su mujer principal y sus mujeres secundarias, que formaban una sola familia, a la cual se le proporcionaba apoyo y protección, y donde las mujeres secundarias y sus hijos no eran objeto de estigmatización social.
Vemos, que existía la poligamia en Tenochtitlan. La primera concubina era considerada esposa y, las demás, solo eran concubinas para el placer.
Las mujeres aztecas debían ser sumisas ante su esposo. Sin embargo, las mujeres totonacas y otomíes eran temidas, iban a la guerra igual que los hombres y podían elegir al marido que quisieran. Una vez más vemos la diversidad de costumbres dentro de los pueblos aztecas.
La poligamia como vemos era aceptada. Los emperadores Moctezuma y Nezahualcoyoti tenían hasta dos mil concubinas en sus harenes. Como era imposible que pudieran relaciones con todas, se permitía que se pudieran dar placer entre ellas. Para ello utilizaban “la flor adulterina”, que era una especie de alcachofa con bulbo en forma de pene.
Morolinía dice “todos estaban con las mujeres que querían, y había algunos que tenían hasta doscientas mujeres. Y para esto los señores y principales robaban todas las mujeres, de manera que cuando un indio común se quería casar apenas hallaba mujer”.
5
Si seguimos a López de Gómara nos dice que Moctezuma vivía en el palacio de Tepac y “había mil mujeres, y algunos afirman que tres mil entre señoras, criadas y esclavas; de las señoras, que eran muy muchas tomaba para sí Moctezuma las que bien le aprecía; las otras daba por mujer a sus criados y a otros caballeros y señores; y así, dicen que hubo vez que tuvo ciento cincuenta preñadas a su tiempo, las cuales, a persuasión del diablo, movían, tomando cosas para lanzar las criaturas, o quizá porque sus hijos no habían de heredar”.
En la cultura azteca se distinguía al homosexual activo del pasivo. El activo representaban su rol genérico masculino, el pasivo al ser penetrado en el acto sexual, violaba su rol de hombre y se feminizaba. Debido a esto, al pasivo se le sacaba las vísceras, y le prendían fuego, mientras que el activo lo enterraban con ceniza y así moría. La ley mexica castigaba la sodomía con el empalamiento para el homosexual activo, y la extracción de las entrañas por el orificio anal para el homosexual pasivo y la muerte por garrote para las lesbianas.
De la existencia de la homosexualidad hay constancia en numerosos escritos de los misioneros y del propio Hernán Cortes que en sus “Cartas de Relación” decía “Hemos sabido y sido informados de cierto que todos son sodomitas y usan aquel abominable pecado”.
Bernal Díaz del Castillo en “La historia verdadera de la conquista de Nueva España” decía: “No tenían mujeres, más tenían el maldito oficio de la sodomía… había otra gente más sucia y pala y de peores costumbres no lo hubo como esta de la provincia de Panuco porque todos era sodomitas y se embudaban en las partes traseras”.
4
Gonzalo Fernández de Oviedo en su libro “Natural historia de las Indias” decía; “Entre los indios en muchas partes es muy común el pecado nefando contra natura, y públicamente los indios que son señores y príncipes que en esto pecan tienen mozos con quien usan este maldito pecado; y tales mozos son pacientes, así como caen en esta culpa, luego se ponen naguas, como mujeres que son, unas mantas cortas de algodón con que las indias andan cubiertas desde la cinta hasta las rodillas y se ponen sertales y puñetes de cuentas y las otras cosas que por arreo, ni hacen cosa que los hombres ejerciten; sino luego se ocupan en el servicio común de las cosas, así como barrer y fregar y las otras cosas a mujeres acostumbradas”.
Se sabe que había prácticas de sodomía en los ritos religiosos y la práctica generalizada de la pederastia. Dentro de una pareja homosexual uno se declaraba “Ahuanni” o afeminado y no los torturaban pero eran obligados a vivir como marido o mujer. El homosexual pasivo se le denominaba “berdache”.
Los españoles durante la conquista utilizaron a los homosexuales como esclavos y posteriormente como objeto sexual de los propios soldados españoles.
Las prostitutas estaban estigmatizadas y eran socialmente repudiadas, pero su actividad era tolerada y no eran juzgadas por su práctica.
Moctezuma ordenó destruir una casa de prostitutas porque pensaba que debido a las transgresiones públicas del prostíbulo, su pueblo había sido castigado con la llegada de los españoles.
3
El adulterio era considerado como una de las principales transgresiones y se castigaba con la pena de muerte, aunque también se dejaba en ocasiones que el castigo lo aplicara el mismo marido, quien arrancaba a mordiscos la nariz de su esposa y al amante.
El adulterio se castigaba porque se tenía la creencia que producía desequilibrios entre la comunidad y el Cosmos y la presencia del transgresor provocaba desgracias, como la pérdida de cosechas o la muerte de niños.
Para el pueblo de los parapechas en el caso de que los adúlteros hubieran asesinado al marido, el varón será quemado vivo mientras se arrojaban agua y sal hasta su muerte. En la sociedad azteca el hombre podía ser adúltero, sin embargo a la mujer se le castigaba con la muerte.
La masturbación del miembro viril masculino es una de las escenas más reproducidas en esculturas y pinturas en cuevas, pues de acuerdo a la antigua cosmovisión, las cavidades eran los espacios donde el semen-semilla fructificaba la tierra a manera de acto propiciatorio.
2
Los pueblos del norte y los totonacas practicaban la pederastia y era aceptada socialmente y la homosexualidad era vivida con mayor libertad.
En Tecnochtitlan la sexualidad estaba muy ligada a lo religioso y espiritual, se castigaba duramente lo que no estuviera dentro de lo permitido. Sin embargo, las tribus del norte vivían su sexualidad de forma más liberal.
Los mexicas consideraban el placer sexual un don divino, tan necesario como el alimento, el vigor vital y el reposo cotidiano. Sin embargo, pensaban en el mundo azteca que para poder disfrutarlo más debía ser ejercitado con moderación.
La sexualidad va más allá de lo reproductivo para los aztecas y fue visto como una manera de asegurar la marcha del mundo.
Debemos saber que los senos femeninos no tenían la connotación sexual que tienen en la actualidad.
En algunas culturas mesoamericanas, el erotismo no era el elemento central de la sexualidad, sino que se veía como una forma de ordenar el planeta, que tiene un lado femenino y otro masculino.
Como vemos, las prácticas sexuales de los pueblos aztecas horrorizaron a los conquistadores españoles imbuidos de la moral sexual cristiana e hicieron que sus prácticas sexuales fueran destruidas. De ahí, la dificultad para su estudio. Así mismo, vemos como no hay una uniformidad en las prácticas sexuales dentro de la cultura azteca como queda reflejado en este artículo.

LA CALÓ MIARMA

Predicciones para finales de siglo

Las olas de calor extremas afectarán a tres cuartas partes de la población

    El 74% de la población mundial estará expuesta en 2100 a olas de calor mortales. Esta es la principal conclusión de una investigación de la Universidad de Hawái (EE UU) que ha descubierto el umbral en el que la temperatura y la humedad elevada se vuelven letales. Además, con los resultados obtenidos, los expertos han creado una aplicación web capaz de predecir el número de días al año en los que se producirán estos periodos de calor extremo en cualquier lugar del mundo.
    .
    <p>Una mujer refrescándose. / EFE </p>
    Una mujer refrescándose. / EFE 
    Las olas de calor cada vez afectan a más personas en todo el planeta. Algunas de las más recientes, como la ocurrida en Europa en el 2003, que acabo con la vida de 70.000 personas, o la de Moscú, que mató a 10.000 personas en 2010, son ejemplos de la amenaza que suponen estos fenómenos meteorológicos.
    Desde 1980 se han contabilizado 783 olas de calor mortales en 164 ciudades de 36 países
    Pese a los casos citados, poco se sabe acerca de los efectos en la salud humana de estos periodos de calor extremo. Ahora, una investigación publicada en Nature Climate Change ha decidido analizarlos y predecir cuáles serán las consecuencias mundiales de las futuras olas de calor.
    En el estudio, un equipo científico de la Universidad de Hawái han examinado más de 900 artículos relacionados con episodios de calor que se han producido en distintas regiones del mundo desde 1980, contabilizando 783 olas de calor mortales en 164 ciudades de 36 países. Tras analizar cada caso, los autores han establecido el umbral en el que la temperatura y la humedad elevada se vuelven letales.
    Cada vez más personas afectadas
    Los resultados de la investigación muestran que cada vez existen más regiones del planeta, en las que durante 20 o más días del año se producen olas de calor mortales que afectan aproximadamente al 30% de la población mundial. Los expertos señalan que disminuir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero no prevendría los episodios calor, solo reduciría su frecuencia, disminuyendo en un 26% el número de personas afectadas de cara a 2100.
    Una nueva aplicación web predice  el número de días al año en los que se producirá una ola de calor mortal
    “Nos estamos quedando sin opciones para el futuro”, explica a Sinc Camilo Mora, profesor de la Universidad de Hawái, en Manoa, y autor principal del estudio. “Muchas personas alrededor del mundo ya están sufriendo los efectos de las olas de calor, y, según los modelos realizados, esto continuara así. Si no se reducen considerablemente las emisiones, la situación será cada vez peor”, añade el investigador colombiano.
    Con los datos obtenidos, los científicos han creado una aplicación web que predice  el número de días al año en los que se producirá una ola de calor mortal en cualquier lugar del mundo hasta 2100. Los investigadores estiman que a finales de siglo el 74% de la población estará expuesta a olas de calor letales. Además, el trabajo pronostica que las personas que viven en áreas tropicales serán las más castigadas por estos episodios de calor.
    En España, la previsión de las futuras olas de calor tampoco es buena, aunque no es tan alarmante como la del trópico. Según los modelos realizados, en la costa Mediterránea durante los meses de verano, la temperatura y humedad traspasarán el límite en el que estas condiciones se vuelven mortales.
    Los héroes y los villanos del Acuerdo de París
    Entre las las medidas globales necesarias para hacer frente a las olas de calor, Camilo Mora declara a Sinc que es necesario “que los políticos aumenten la inversión en fuentes de energía alternativas y que los gobiernos locales desarrollen proyectos verdes para reducir el calor absorbido por las construcciones y el asfalto de las ciudades”. En cuanto a las acciones sociales, el científico indica que, “es necesario que las personas reduzcan su consumo y se comprometan en la restauración de los ecosistemas que le rodean”.
    La temperatura y humedad traspasarán los límites letales en la costa mediterránea durante los meses de verano
    Con respecto a la efectividad el Acuerdo de París para hacer frente las olas de calor extremas, el autor principal del estudio valora el tratado como, “un paso adelante, que no prevendrá del todo que estos episodios continúen sucediéndose, pero que sería mucho peor no tomar medidas”.
    “Cómo observador internacional, considero que tenemos una buena oportunidad de cumplir con los objetivos del tratado”, señala Mora, que no repara en elogiar a los líderes europeos defensores del acuerdo y en señalar a los que no están haciendo nada al respecto: “Tenemos algunos héroes como Trudeau, Macron, Merkel y las millones de personas que los apoyan. Evidentemente, siempre hay un villano en cada historia”.
    El investigador se muestra optimista en la lucha para frenar el calentamiento global, ya que esta convencido de "que habrá un final feliz para esta situación, no podemos permitirnos otra opción”, destaca.
    Referencia bibliográfica:
    Camilo Mora, et al. "Global risk of deadly heat". Nature Climate Change. http://dx.doi.org/10.1038/NCLIMATE3322 (2017)